Noticias

Hoy, 2 de noviembre de 2015, se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial, día simbólico con el que se quiere visualizar que las mujeres en Europa dejarían de recibir la retribución por los trabajos realizados hasta el 31 de diciembre, a diferencia de sus compañeros varones, que lo cobrarían hasta este día.

La Igualdad Salarial significa una misma retribución para mujeres y hombres ante un trabajo igual o de igual valor. La brecha salarial entre hombres y mujeres es la diferencia existente entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos, calculada sobre la base de la diferencia media entre los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores. Por término medio, las mujeres de la UE ganan alrededor de un 16 % menos por hora que los hombres.

Si bien es cierto que la brecha salarial entre hombres y mujeres se ha reducido ligeramente en la última década, hay algunos países donde se ha incrementado (Hungría, Portugal). Paradójicamente, la brecha salarial entre hombres y mujeres existe a pesar de que las mujeres obtienen más y mejores resultados académicos en la escuela y la universidad.

Impacto de la brecha salarial y otros indicadores socio laborales

Las mujeres obtienen de esta manera menos ingresos a lo largo de su vida, lo que conduce a pensiones más bajas y a un mayor riesgo de pobreza en la tercera edad. En 2012, el 21,7 % de las mujeres a partir de 65 años estaban en situación de riesgo de pobreza, frente al 16,3 % de hombres de la misma edad.

La tasa media de empleo entre las mujeres de Europa es en torno del 63 %, frente entorno al 75 % de los hombres con edades comprendidas entre los 20 y los 64 años. Además, las mujeres constituyen la mayoría de los trabajadores a tiempo parcial de la UE (un 34,9 % frente a 8,6 % de los hombres). Todo ello repercute negativamente en el desarrollo de sus carreras profesionales, su formación, su derecho a una pensión y sus prestaciones por desempleo, lo que a la vez reenfuerza los efectos sobre la brecha salarial.

Hacia una mayor Igualdad

Desde la Fundación no nos cansaremos de repetir que la Igualdad Salarial no es solo una cuestión de derechos y justicia social, sino que una mayor igualdad entre hombres y mujeres produciría beneficios para la economía y para la sociedad en general.

La creación de empleos de calidad, el reconocimiento de los talentos y las capacidades de las mujeres de manera más eficaz, por ejemplo diseñando políticas de conciliación de la vida laboral y familiar, así como de formación y desarrollo profesional, y el ofrecimiento de una remuneración justa por sus competencias y su potencial, mejoraría el rendimiento y la eficacia de la empresa, por ejemplo, al atraer y retener al personal mejor cualificado y preparado, y al ofrecer una imagen positiva a los clientes. Las empresas que aplican planes y estrategias de igualdad en sus lugares de trabajo ofrecen el mejor ambiente posible para el trabajador.

Podéis consultar más información conceptual y estadística sobre la Brecha Salarial en la página de la Unión Europea DG Justica http://ec.europa.eu/justice/gender-equality/gender-pay-gap/index_es.htm

Con carácter práctico, la página web www.igualdadenlaempresa.es permite descargar la Herramienta de autodiagnóstico de brecha salarial de género, elaborada por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, que permite detectar las posibles brechas salariales que las empresas puedan tener en sus estructuras retributivas y que ofrece recomendación es para su reducción y eliminación.