Noticias

La semana pasada tuvo lugar en Nueva York, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, la presentación formal de la nueva Agenda de Desarrollo 2030, que desgrana los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), acordados por la comunidad internacional para los próximos 15 años, con el fin de erradicar la pobreza, extender el acceso a los derechos humanos y lograr un desarrollo económico global sostenible y respetuoso con el planeta y los recursos que ofrece.

Estos Objetivos son el resultado de un intenso proceso de consultas públicas de carácter internacional, de más de dos años de duración, coordinado por las Naciones Unidas con todas las partes interesadas (Gobiernos, sociedad civil y sector privado). La Agenda ODS gira entorno a cinco ejes centrales: Planeta, Personas, Prosperidad, Paz y Alianzas (denominadas en inglés, las 5 P: Planet, People, Prosperity, Peace and Partnership), y está integrada por 17 Objetivos y 169 metas. Los nuevos Objetivos beben de la experiencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), suscritos en el año 2000, pero los ODS asumen las tareas por finalizar relativas a los ODM y resultan más ambiciosos, participativos y, sobre todo, universales.

Son más ambiciosos porque nos hablan de la erradicación de la pobreza, y no solo de su mitigación, e incluyen un fuerte componente medioambiental. Son más participativos porque en su redacción los gobiernos, expertos en desarrollo, sector privado y sociedad civil han tenido un papel determinante (Naciones Unidas estima que ´aproximadamente 1 de cada 1.000 personas del planeta ha expresado su opinión sobre lo que más le importa´ a través de la encuesta Mi Mundo). Son universales, ya que buscan el cambio de paradigma hacia un modelo de desarrollo sostenible social, económico y medioambiental, que implica un compromiso universal.

En España ha sido determinante el rol jugado por la cooperación española (Agencia Española de Cooperación Internacional AECID) y el sector privado (a través del trabajo de la Red Española del Pacto Mundial), para la definición, en conjunto con la academia y la sociedad civil -especialmente las ONGD, las cooperativas y sindicatos, de la posición española sobre el contenido de estos nuevos Objetivos.

Si bien es el compromiso de todos los actores el que hace posible conseguir un desarrollo sostenible, hoy queremos destacar especialmente el papel fundamental que sector privado debe jugar para resolver los problemas relacionados con el desarrollo sostenible. La actividad empresarial, la inversión y la innovación privadas son los grandes motores de la productividad, el crecimiento económico inclusivo y la creación de empleo.

Desde esta premisa, la Fundación anima a todas las organizaciones del sector privado a conocer en qué consisten los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a involucrarse en su consecución. Además del apoyo financiero a las agencias de las Naciones Unidas (como a ACNUR, UNICEF) que muchas empresas ya ofrecen, el liderazgo y la responsabilidad social empresarial puede y deben extenderse mucho más allá de las donaciones financieras.

Así, las actividades que pueden desempeñar las organizaciones del sector privado pueden ser, por ejemplo: dentro de sus operaciones principales, establacer procedimientos internos y de gestión de los recursos humanos que contribuyan expresamente al Objetivo 5 ´Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas´, con nuevas prácticas de contratación y capacitación. Desde los postulados de la inversión social y la filantropía, además de las contribuciones financieras y ayudas directas a Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y fundaciones, pueden financiar sus propios programas de voluntariado corporativo. También pueden fomentar la cohesión y el diálogo, construyendo puentes entre el lugar de trabajo y la comunidad, contribuyendo así al empoderamiento, sensibilización y abogacía de políticas públicas.

La Fundación orienta a las empresas sobre cómo colaborar y pone a la disposición del sector privado toda una serie servicios que le permitan desarrollar su responsabilidad social e incorporarse al desafío del desarrollo sostenible, tales como la elaboración de planes de igualdad, diseño de programas de voluntariado corporativo, facilitación de talleres y semanas de la empresa para estudiantes, y otros servicios de asesoramiento y coordinación para la unión y creación de redes a nivel local, nacional e internacional.

Para más información contacta con info@fundacionconcilia.org